Series 20: The Transmutation of The Mind. The Capacity to Visualize The Totality. Identification, visualization and integration of genuinely feminine values. 2010-2014 paintings

Serie 20: La Transmutación de la Mente. La Capacidad de Visualizar La Totalidad. Identificación, visualización e integración de los valores genuinos femeninos, 2014-2018, pinturas gran formato

Se trata de una investigación teórica y artística iniciada en enero de 2010, sobre los valores femeninos genuinos, con el fin de crear conciencia, luz y presencia de actitudes femeninas que siempre han estado presentes y actúan de manera muy necesaria. Positivamente, sin reconocimiento social, ni histórico. Supongo que estas actitudes, genuinamente femeninas, no son derechos exclusivos de las mujeres, sino que tienen presencia en los hombres y, en muchos casos, son las mujeres las que más dramáticamente las rechazan y las niegan, según las conclusiones de mi investigación artística y teórica anterior. “Burnt Dolls – Muñecas Quemadas” más “Gestación y Parto de Conciencia. El Mimetismo de la Mente”.

 Parte de las razones de este rechazo y negación de los valores femeninos genuinos, su ocultamiento, se explica precisamente por esta falta de actualización y reconocimiento como valor social y humano. Los diferentes temas sobre la historia de la humanidad que todas las niñas y niños que hemos estudiado siempre, es el reflejo confiable de la ausencia del valor social de la existencia femenina. Sin ir más allá.

Y no estoy hablando de las ausencias causadas por la negación de los derechos de estudiar, trabajar o ocupar cargos de decisión políticos y sociales (en lo que ya hemos avanzado más y sobre eso hay conciencia social) sino a cómo han funcionado las estructuras femeninas y cómo funcionan para el beneficio de todos, con el reconocimiento de nadie. Están trabajando, han estado trabajando siempre, actitudes femeninas humanas de hombres y mujeres sobre las cuales no se habla y no se las reconoce como valores intrínsecos de la evolución de la humanidad.

Desde mi punto de vista, el conflicto de la igualdad (no solo de tipo, sino también racial, político, religioso, económico, etc., que los seres humanos hemos realizado a lo largo de nuestra existencia), finalmente ha revelado la estructura mental humana obligada a dividirse.

El concepto de división plástica, es la investigación artística a la que me he dedicado la mayor parte de mi vida, a través de 20 series que componen la inmensidad de conceptos expresados, analizados y conceptualizados que es necesario mirar para poder ver y comprender. Las cuestiones de la injusticia humana y la violencia.

Con la serie que se expone tuve que enfrentar temas tales como: La captura de la conciencia de la seducción por el poder de hombres y mujeres y La sumisión complementaria del muro del miedo, como Arquetipos de la acción divisoria del mimetismo de la Mente.

Llegué a conclusiones tan importantes y trascendentales como: restaurar todos los derechos sociales para la igualdad de mujeres y hombres, La capacidad de visualización y asimilación de la Totalidad, crear conciencia, luz y presencia de actitudes femeninas que siempre han estado actuando y que tendremos que reconocerlo como Valor Social Humano, por su cuidado y trascendencia para la vida.

Y para comprender la razón real por la cual la mente humana se ha visto obligada a dividir, produciendo con tanta desigualdad, debemos tener el coraje de interferir incluso en nuestro destino más temido, que sí nos hace iguales: la muerte. No es el concepto racional de muerte física, sino nuestro sentimiento de muerte inconsciente, solo para ser totalmente honestos y dejar de justificar los medios: divisiones; para el propósito: no tener miedo, tener poder, etc.

Poner luz en este CONCEPTO DE DIVISIÓN entre la vida y la muerte es el enfoque de mis pinturas más recientes y mi conclusión personal, mi piedra filosófica después de la intensa investigación con el La serie 20 que estás viendo en la galería de Skoto es:

Si realmente ves La Totalidad, amas; si amas, puedes elegir lo que realmente quieres.

Inés Medina

Nueva York, septiembre de 2012.